Estudiantes samarios recuperan espacio público con mural biocultural de 550 metros

El mural biocultural más grande de Santa Marta es el nuevo aporte que realiza la Universidad del Magdalena en un compromiso por recuperar y ornamentar el espacio público de la ciudad, y propiciar la apropiación de la identidad y las riquezas del territorio a través del arte.

Se trata de ‘Pintando la alegría’, una iniciativa liderada por el rector Pablo Vera Salazar, como parte de la programación del ‘Festival de la Alegría’ del cierre de semestre. Con esta se busca embellecer el corredor de la Troncal del Caribe paralelo al campus, en el tramo que conecta el barrio Santa Ana con la rotonda de aledaña a Cootransmag.

La jornada fue liderada por voluntarios, estudiantes, docentes, directivos y reconocidos artistas de Santa Marta donde tomaron pinceles, brochas, rodillos y aerosoles para elaborar la primera etapa del mural que consta de 550 metros lineales.

Las ilustraciones hacen referencia a la Sierra Nevada de Santa Marta, el mar Caribe, la Ciénaga de Santa Marta y el río Magdalena. Igualmente reflejan la flora, la fauna y las comunidades indígenas propias de estos ecosistemas emblemáticos. Así mismo, incorpora edificaciones del Centro Histórico y de Unimadgalena.

El rector del alma mater Pablo Vera Salazar, manifestó que “La idea de este mural es que se sirva como recorrido para turistas y propios que desconocen la historia, tradiciones y ecosistemas del territorio. Es la expresión viva de la identidad cultural”.  

Este corredor se proyecta como un parador turístico que le entrega la Universidad del Magdalena a la ciudad y que crea las condiciones para mitigar la delincuencia que provoca el abandono del espacio público.

Unos de los invitados para embellecer este espacio público abandonado fue Douglas Murillo Cantillo, conocido artísticamente como “Zow”, con su talento ha estado retratando a indígenas gaiteros y tejedoras, como exaltación a las actividades de las comunidades ancestrales.

“Esta invitación es un honor, dejar una parte de uno, de su trabajo y su arte plasmado en la ciudad, en este lugar tan concurrido, incluso para quienes no son de Santa Marta”, afirmó el artista.

Los ciudadanos por su parte, admiraron a su paso la magnitud y belleza del avance de la obra de arte que aporta paisajismo de alto valor simbólico.

 

 

Relacionado

En este 2023 el cine colombiano más emocionante

Bajo el lema ‘Deja que el cine colombiano te...

Kandymaku, embajador cultural y ambiental de la Sierra Nevada

Kandymaku pertenece a los pueblos ancestrales originarios de la...

Un pueblo en Colombia celebra la Navidad en el mes de febrero

La tradición de celebrar la Navidad en febrero en...
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí